Peces en el cielo, nubes en el mar

















Nos hemos incendiado 
y somos la excusa mala de las penúltimas veces. 
La excusa que vuelve a casa borracha haciendo eses 
y escribe tu nombre en mayúsculas. 
La excusa que dibuja a tus espaldas corazones 
y si va de cara, 
te sostiene un poco la mirada.

Sé de buena tinta de mis versos   
que te escribo demasiado 
y sé también 
que el cielo de Barcelona 
bajaría unos centímetros para 
tocar su mar. 
y no solo tocarlo, 
si no que se bañaría en él   
aunque eso supusiera la pérdida de las nubes. 

Qué más da   
somos azules 
somos nuestra propia realidad abstracta. 

Si te mojas hasta bañarte en mí,
yo puedo evaporarme,
subir al cielo y que me 
devuelvas en forma
de gota de lluvia.
Tú puedes mezclarte conmigo
y hacer de tu cielo un mar de expectativas.
Podemos ponerlo todo patas arriba,
podemos hablar de la vida.

Tócame y dale la vuelta al mundo.
Tócame y en el cielo nadarán peces. 
Tócame y en el mar volarán nubes.