Abraza la vida




¿Te voy a decir algo, vale?

Creo que deberíamos saber más acerca de cómo vivir mejor y menos de cómo vivir más. Creo sinceramente que no deberíamos preocuparnos tanto por las cosas. Aquellas cosas que se nos escapan o no tenemos control sobre ellas. 
Creo, en el fondo, que todo irá bien. Si es que no puede ser de otra manera. Porque tú me enseñaste que lo importante de vivir son las personas, que al fin y al cabo, los sueños se viven a través de ellas. 
 Así que me guardo los momentos, pequeños y grandes, que los hechos no cuentan por si solos, son las sensaciones las que los vuelven trascendentes. Créeme si te digo que puedes con todo aquello que desees, solo hace falta una pizca de locura e ilusión, y que no hay más límites que los miedos que nosotros nos creamos y agigantamos pensando en pequeño. Así que pon el corazón en todo lo que hagas, ponlo de verdad y da lo mejor que tengas dentro de ti y te aseguro, que el resto vendrá por sí solo. 

Desde hace un tiempo, he aprendido a disfrutar de las cosas más simples y sencillas; y por eso te recuerdo a ti que vivas hoy, y que lo vivas feliz porque no sabes que será mañana, y antes de que los días se conviertan en años tengo que darte las gracias, gracias por todos los momentos compartidos, por esa capacidad tuya de dar, de no esperar nada a cambio y sobre todo de no tener miedo a recibir, por entenderme aún no comprendiéndome, y aparecer siempre con esas enormes ganas de hacerme vivir, una sonrisa que canta con los ojos y  alegra hasta la primavera. Por ser la única persona capaz de hablar conmigo en silencio y enseñarme a dar los mejores abrazos. Porque tu valentía me recuerda siempre que no se puede abandonar en lo que uno cree, que nuestras ideas y convicciones están para agarrarnos a ellas más fuerte que nunca. 

Así que abracemos la vida, aprendamos de los errores y no dejemos escapar las cosas buenas, porque las verdaderamente buenas, las que merecen la pena de verdad, son las que pasan desapercibidas todos los días… Hay que ser un buen detective para buscarlas, encontrarlas y ser partícipe de todas ellas. 
Por eso te lo digo a ti, a ti que me has enseñado tanto con tan poco, sigue coleccionando momentos y conociendo personas, porque vas a dejar lo mejor de ti en cada una de ellas.

Allá donde te encuentres, 
que sepas, 
que eres la parte que un día dejaste en mí. 
Y por eso, 
te doy las gracias